Visitá mis otros Sitios

CONSTRUCCION DE TELARES: INTRODUCCION


CONSTRUCCION DE TELARES
Antes de introducirnos netamente en la forma de utilizar los diferentes telares o bastidores, es importante que sepamos que la mayoría de ellos pueden ser construidos en casa. Para aquellas que no se animan con la sierra, los clavos y el martillo, siempre existe la posibilidad de recurrir al marido, padre, hermano o hijo, más una larga lista de etcéteras. El propósito es conseguir el instrumento que nos permitirá llevar a la práctica la técnica que hemos elegido.
Básicamente, existen dos motivos principales para construir nuestro propio telar.

1- Nos resultará notoriamente más económico.

2-Podremos tener exactamente el telar que necesitamos, con la medida y la forma que deseemos sin tener que recorrer varios comercios antes de conseguirlo.

A continuación iré enumerando cada uno de los telares que podremos construir, añadiendo las instrucciones necesarias para ello.


*************O**********OOO**********O**************


ANTES DE CONSTRUIR HAY QUE SABER QUE...


...el tamaño de los telares que construyamos, puede variar de acuerdo a las necesidades. Pero hay que tener en cuenta que el tejido, luego de retirado del telar, sufrirá una merma. Se calcula que ésta estaría en el orden del 10%. Sin embargo la disminución será mayor o menor de acuerdo a la lana que utilicemos. En lanas más finas, la merma será mayor y viceversa.
Por lo tanto, es conveniente utilizar telares de proporciones mayores a las medidas de las prendas.
Es importante recordar que, tanto si tejemos en telares, como con agujas, siempre debe hacerse una MUESTRA previa para CALCULAR LOS PUNTOS necesarios que habremos de tejer.
LAS MADERAS: Prácticamente cualquier madera sirve para construir nuestros telares, siempre que tengamos en cuenta algunos puntos importantes: En primer lugar evitemos que sea una madera cuya dureza no nos permita cortarla con facilidad. Y en segundo lugar, que esté lo suficientemente suave como para que no se nos enganche la lana al tejer. Para lograr esto último bastará con frotarla con un papel de lija hasta obtener los resultados deseados.
Otra alternativa, es utilizar Fibrofácil o MDF. En este caso, inclusive, es posible cortar el bastidor completo -sobre todo tratándose de los más pequeños- calando su interior, en lugar de cortar las maderas que formarán su contorno. La antedicha es una de las ventajas que nos ofrece este material. La segunda, es que los clavos se introducirán con facilidad, sin correr el riesgo de que la madera se raje.
LOS CLAVOS: existen clavos especiales para telares, que presentan dos ventajas: a) No se oxidan y b) No enganchan las hebras. Pero tienen la desventaja de que su precio resulta elevado, sobre todo teniendo en cuenta que hay telares que pueden requerir 500 o más clavos -el ejemplo clásico es el de los telares triangulares-.
Para solucionar este problema, podemos utilizar otra clase de clavos, comunes, conocidos como "clavos de cabeza perdida", justamente porque la cabeza es apenas más ancha que el cuerpo del clavo. Esto permite tejer sin que las hebras se enganchen. Dado que estos clavos no son inoxidables, sería aconsejable que en cuanto terminemos que armar el telar, les demos una mano de barniz incoloro o bien cualquier otra pintura que tengamos disponible. Esto los protegerá del óxido y los volverá más suaves.
Con respecto a la longitud de los clavos, será suficiente con que tengan 1 pulgada (aproximadamente 2.5 cm.)
INTRODUCCION DE LOS CLAVOS: Algunas veces, al introducir los clavos en la madera y, sobre todo si varios de ellos han coincidido en la misma veta, aquélla puede rajarse, malogrando el trabajo. Esto puede evitarse con un poquito de trabajo extra, pero con óptimos resultados: con un taladro y una mecha muy finita -de un diámetro ligeramente inferior al de los clavos-, haremos los orificios en los lugares previstos , y luego procederemos a introducir los clavos martillándolos suavemente.
MARCAR LA UBICACION DE LOS CLAVOS: Debemos de estar seguros de que colocamos los clavos en el lugar que corresponde, antes de martillar. Para ello bastará con trazar una línea recta, a 1 cm. del borde interno y sobre ella ir marcando la ubicación de los clavos. Como ya veremos, en la mayoría de los telares, la separación más común es de 1 cm.
UNION DE LAS MADERAS: Las distintas maderas que formarán el telar, pueden unirse por medio de clavos, tornillos o bien encolándolas. Es muy efectivo sin embargo, colocar una madera muy finita sobre la unión, por la parte posterior, a modo de refuerzo .


1 comentario:

  1. Gracias por todo. Muy linda su pagina.
    Atte.
    Betty Mita

    ResponderEliminar

Podés dejar tu comentario aquí